Que te perdone Dios

Compartir »
Conoce la sinopsis oficial y completa de la telenovela Que te perdone Dios.

Renata Flores del Ángel es una bella muchacha criada con rudeza por su padre don Bruno, un rico exportador de uvas y vinos de un pueblo llamado Real de San Andrés. Él siempre quiso tener un hijo varón y por ello le ha cerrado su corazón a su hija. No le perdona haber nacido mujer. La trata con crueldad y no le permite ir sola al pueblo ni tener relación con ningún hombre.

Por su parte, Constanza, la madre de Renata, es una mujer resignada, acostumbrada a obedecer sin protestar a todo lo que el marido le imponga.

En medio de su soledad, despertando al amor y al deseo, Renata se enamora perdidamente de Pablo, un peón de la hacienda y se entrega a él. Renata y Pablo quieren casarse, pero don Bruno se entera de su relación y decide impedirlo, ya que por su posición social y tradición conservadora no le conviene que su hija se case con un peón.


Pablo y Renata son sorprendidos por Bruno e intenta matar al muchacho, pero Renata lo impide. Bruno hace un segundo intento por deshacerse de Pablo, incendiándole el jacal, por lo que éste decide irse de la hacienda para siempre, y aunque tiene la intención de robarse a Renata, ella no logra escapar con él. Renata queda embarazada y para esconder su pecado, don Bruno la lleva a Ciudad del Valle, acompañada de una criada llamada Macaria, quien es una mujer ambiciosa que está locamente enamorada de Fausto López Guerra, dueño de una hacienda cercana a la de don Bruno. Fausto está lleno de deudas y pone sus ojos en Renata, pues piensa que casándose con ella todos sus problemas económicos se resolverán. Fausto quiere apoderarse de la hacienda y de las tierras de la familia Flores Del Ángel.

Renata no ama a Fausto y lo rechaza el día que éste se presenta a pedir su mano. Ella le confiesa que está embarazada de un peón, al cual ama perdidamente. Fausto averigua quién es su rival, se presenta ante Pablo y lo mata.

Renata da a luz una niña (Abigail), pero don Bruno le da una fuerte cantidad de dinero a Macaria para que registre a la niña con su nombre y se haga siempre cargo de ella como su madre. Macaria acepta ya que recibirá una fuerte mensualidad de por vida por la manutención de la niña.

Renata es obligada, bajo amenaza, a renunciar a su hija y aceptar las condiciones de su padre. Renata, ante los ojos de todo el mundo, sólo va a ser la madrina de Abigail. Fausto vuelve a acercarse a ella, diciéndole que si acepta ser su esposa, él la va a apoyar para que recupere a su hija y pueda criarla como su madre. Renata acepta, con la esperanza de tener a su bebita en brazos. Fausto y Renata se casan el mismo día en que muere Bruno.

Bruno, en su testamento, nombra a Fausto como albacea de todos sus bienes por el tiempo en que continúe casado con Renata. Macaria, quien lo sigue amando, no soporta ver a Renata y Fausto juntos. Habla con ella y le aconseja que se vaya muy lejos con su hijita y le confiesa que tanto Fausto como Bruno fueron cómplices. Además, le dice que su marido fue quien mató a Pablo, su gran amor. Renata se enfrenta con Fausto y decide huir de la hacienda. Fausto, al tratar de impedírselo, provoca un accidente en el que Renata queda ciega. Con el paso del tiempo, Renata se resigna a su destino, máxime que Abigail ha crecido y cree que su madrina es un ángel.

Después de dieciocho años, Abigail se ha enamorado de Mateo, quien es sobrino de Fausto. Mateo fue apoyado por su tío para estudiar en el extranjero y ahora se ha convertido en un famoso neurocirujano que trabaja con el Dr. Patricio Duarte, su maestro, en el mejor hospital de Ciudad del Valle.

Fausto, mientras tanto, ve con deseos a Abigail porque ésta se ha ido convirtiendo en una preciosa joven y comienza a enamorarse locamente de ella. Por supuesto, Renata, en medio de su ceguera, no se da cuenta de muchas cosas.

Mientras tanto, Mateo se apasiona de Diana, la bella sobrina de una ex estrella de cine. Lo que Mateo no sabe, es que Diana también es amante de su tío Fausto. Cuando Diana se entera de que en realidad Mateo es el hijo de Fausto, no tiene intención de abandonarlo, ya que así tendrá el amor de un hombre joven y guapo, y la fortuna que Fausto le heredará.

Mateo termina casado con Diana y está muy emocionado por la pronta llegada de un hijo, aunque realmente el hijo es de Fausto. Abigail sufre un gran dolor al saber que Mateo se casó con Diana e intenta rehacer su vida al lado de Diego, un muchacho humilde que ha crecido a su lado y a quien ella quiere como a un hermano, pero sabe que él sí la quiere como mujer y es por eso que acepta casarse con él, y sobre todo, para olvidar para siempre a Mateo.

Mateo se entera de que Diana está esperando gemelos, pero uno de los niños muere al nacer. Para entonces, Mateo se ha dado cuenta del amor verdadero que Abigail le tiene y que también él siente un amor especial por ella, muy diferente a lo que siente por Diana.

Fausto sigue siendo un hombre cruel, cuya pasión por Abigail lo está volviendo loco. Abigail calla para que Renata no sufra ante el acoso de Fausto.

El doctor Duarte y Mateo convencen a Renata para que se opere. Saben la verdadera causa de su ceguera y diagnostican que es curable. En tanto, el doctor Duarte se ha ido enamorando de Renata, quien siente que el amor ha renacido en ella, luego de tantos años. Sin embargo, tiene miedo de amar nuevamente, pero ante la bondad del doctor Duarte, decide operarse. El doctor Duarte piensa que la operación de Renata será su mayor éxito. Sin embargo, con gran dolor de ambos doctores, comprueban que, luego de la operación, Renata no recuperó la vista, pero en realidad, ella puede ver, pero decide mantenerlo en secreto sólo para saber qué anda haciendo Fausto y poder desenmascararlo ante todos.

Renata descubre que está esperando un hijo de Duarte y decide pedir el divorcio a Fausto, pero por sus amenazas desiste. Fausto mata a Duarte y por la impresión, Renata pierde a su hijo.

Fausto intenta acercarse a Abigail, por lo que ella cree que él es su verdadero padre y comienza a defenderlo de todos, incluso de Renata y de Mateo. Éste malinterpreta las situaciones y cree que son amantes. Fausto logra que Abigail tenga un distanciamiento de Renata y se vaya de la hacienda. Pero un día que Fausto intenta abusar de Abigail, ella se da cuenta de que sólo la ha estado engañando y utilizando para provocar conflictos con Renata.

Mateo y Diego descubren que Fausto es el padre de ambos. Éstos dos se han querido desde niños como hermanos y les produce una inmensa alegría, pero a Diego no le causa nada de gracia saber que Fausto es su padre, ya que toda la vida lo único que ha recibido de él son humillaciones.

Mateo, al encontrar a Diana con Fausto en la cama, y confirmar que siempre han sido amantes, decide divorciarse de ella para luchar por el amor de Abigail.

Cuando Abigail le confiesa a Diego que ama a Mateo y que a él nunca podrá amarlo como lo merece, él decide darle su libertad, pero se deja morir porque su amor es tan grande, que no puede vivir sin Abigail.

Fausto termina con la vida de Diana, quien le ha provocado muchos problemas y aunque para todos está desaparecida, Fausto le confiesa a Macaria que él la mató.

Renata, en tanto, decide confesarle a Abigail que ella es su verdadera madre. Le pide perdón por haberlo callado, y aunque Abigail al principio la rechaza y reprocha todo lo que ha vivido por ocultar esa verdad, termina aceptándola y queriéndola más que nunca.

Fausto decide vengarse de Renata. Ésta, como se finge ciega, puede ver cuando Fausto le dispara intentando matarla y lo denuncia a las autoridades, pero es muerto por mano de Macaria, quien harta de sus humillaciones, no puede más y le dispara.

Abigail y Mateo se casan con la intención de ser felices para siempre.

Ficha telenovela Que te perdone Dios

Original: Caridad Bravo Adams
Versión Libre: Juan Carlos Alcalá
Adaptación: Rosa Salazar , Fermín Zúñiga y Jorge Cervantes
Edición Literaria: Rossana Ruiz
Productor Ejecutivo Asociado. J. Ignacio Alarcón
Productora Ejecutiva: Angelli Nesma


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO