Prohibido Amar

Compartir »
Dentro del emporio de textiles, Consorcio Aguilera, se entreteje un triángulo de pasiones entre Gabriela Ramírez, una exitosa diseñadora de modas, Ignacio Aguilera, el maduro propietario de la empresa y Rafael Hernández Cosío. Con casi cuatro décadas sobre sus hombros, Rafael ignora que un lazo indestructible lo une a la familia Aguilera; la sangre, ya que su verdadero padre es Ignacio, pero otro lazo igual de fuerte; el del amor, lo separará todavía más del hombre que le dio la vida y lo unirá irónicamente a Gabriela, la esposa de su propio padre.

En uno de sus hoteles en la playa, Rafael conoce a Ignacio, aún ignorando su parentesco con él. En ese mismo lugar, Gabriela se decepciona de Ignacio al enterarse que tiene una amante llamada Rosario y que la joven modelo espera un hijo de él. Por su parte, Rafael también atraviesa una crisis matrimonial irreversible con su esposa Laura. A la orilla del muelle, en medio del misticismo y magia derivada por la fusión de la noche y el mar, se encuentran Gabriela y Rafael, de inmediato sus almas se identifican, ante su vulnerabilidad se confiesan sus sueños y añoranzas más íntimas.


Por la traición de Ignacio, Gabriela exige el divorcio, pese a que él confiesa que ella ha sido la mujer que más ha amado. Antes de abandonar la playa, Ignacio decide refugiarse en el silencio del mar para pensar cómo enfrentará dos golpes devastadores: una posible separación de Gabriela y el cáncer que invade su cuerpo y que ha ocultado a su familia desde hace meses. El destino ya tiene un plan trazado; la embarcación sufre un accidente y el cuerpo de Ignacio es arrastrado hacia el mar. Debido a su enfermedad terminal, previamente había firmado un testamento, dejando como principales herederos a Gabriela, y para sorpresa de todos, a Rafael Hernández Cosío. El menos beneficiado resulta Guillermo, hijo legítimo de Ignacio. Pero lo que nadie sabe es que Ignacio ha sobrevivido.

A partir de ese momento Rafael se pregunta por qué ese hombre desconocido le heredó millones de dólares. Alicia Cosío, quien tiene la respuesta, a cualquier precio pretende evitar que su hijo Rafael se entere que la sangre Aguilera corre por sus venas. Salomón Aguilera, hermano menor de Ignacio, ambiciona que las acciones regresen a la familia y hace un trato con Alicia; su silencio a cambio de las acciones. Mientras, las circunstancias y la cercanía en el Consorcio provocan que los sentimientos de Gabriela y Rafael se vayan entrelazando poco a poco, hasta quedar unidos como los telares más consistentes. En un principio, ella intenta resistirse al poder de ese amor, no quiere hacer sufrir a la esposa e hijos de él, pero termina cediendo ante la intensidad de una pasión nunca antes experimentada. Gabriela y Rafael se aman intensamente a pesar de que todo está en su contra, aunque ambos sepan que en su caso está… “Prohibido Amar”.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO