La Doña

Compartir »
La traición tiene nombre en la familia Lisperguer. Gonzalo de los Ríos, ex Corregidor de Santiago trama un plan para quitarle todo el poder que maneja su hija, Catalina de los Ríos. Gonzalo pretende dejar todo el control de las tierras de la familia a los curas Agustinos, en un testamento que él ya tiene escrito. Sin embargo el plan falla. Catalina se entera de la traición, encara a su padre y luego quema el testamento. Por la noche prepara la comida de Gonzalo de los Ríos y le ordena a una sirvienta que lleve la cena a su padre. Horas más tarde, Gonzalo de los Ríos muere envenenado. La triste muerte del padre de Catalina se mezcla con la inesperada llegada de Rosario, la hija de Pedro Lisperguer que ha sido liberada por los indios por el nuevo Gobernador, Cristóbal García de León, luego de un cautiverio de varios meses. La familia está feliz, y le agradece al nuevo Gobernador la noble gesta que ha hecho posible la liberación de Rosario. La muchacha se ve impaciente y en cuanto puede corre a los brazos de Martín Ximénez de Mendoza el único hijo hombre de la familia rival de los Lisperguer. Ambos tenían acordado casarse antes que la sobrina de la Quintrala fuera plagiada. Los preparativos de la fiesta religiosa se reanudan con gran entusiasmo, pero la noche previa al matrimonio, Antonio Ximénez de Mendoza, el patriarca de la familia rival le pide a su hijo que se asegure que Rosario continúa siendo virgen. El escándalo es mayor en la familia Lisperguer. El matrimonio se suspende y la Quintrala le prepara una embosacada al patriarca de la familia rival.




Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO